jueves, 23 de diciembre de 2010

LLEGADAS GÉLIDAS






Con ocasión de las bajisimas temperaturas que está sufriendo casi toda Europa, junto con las extensisimas áreas del continente que se han cubierto por el hielo y la nieve, numerosas aves que invernan allí han debido desplazarse hacia el Sur como único modo de conseguir el alimento necesario para vivir, escondido bajo el suelo allá de donde provienen.
Entre estas aves que huyen de las condiciones climatológicas adversas del Norte de Europa se encuentran muchas especies, desde pequeños pájaros como bisbitas y alondras hasta grandes aves como grullas o gansos, pero quizás de las que más destacan en cuanto a sus irrupciones invernales sean dos especies de limícolos, los chorlitos dorados comunes Pluvialis apricaria y sobre todo las avefrías Vanellus vanellus.





Esto es lo que ha pasado recientemente en muchas localidades de La Rioja, a lo largo de todo el mes de diciembre, sobre todo en grandes campos llanos relativamente húmedos ocupados por sembrados de cereal, rastrojos, plantas forrajeras, etc., que se han llenado por algunos días avefrías y a veces también de chorlitos dorados, de tal modo que de esta ultima especie nunca había visto tantos individuos en la región.
El área de Santo Domingo de la Calzada a Herramelluri mantenía no menos de 500 avefrías y 30 chorlitos dorados, los campos entre Leiva y Treviana casi 1000 avefrías y 100 chorlitos, al menos 1000 y 100 aves respectivamente de esas especies se distribuian entre Tirgo, Casalarreina, Cihuri y Zarratón, la meseta de Valpierre, entre Hervías y Hormilla llegó a tener hasta 2000 avefrías y 150 chorlitos, los campos ribereños entre Calahorra y Alfaro alojaban más de 2000 y 150 individuos de esas especies, mientras que en las localidades centrales de Alfaro (Cofín, Rigüelo, ...) se llegaron a contar hasta 2500 avefrías y 300 chorlitos.





Han sido unos días para disfrutar de la observación de estas especies, en concreto al hablar de avefrías con las evoluciones aéreas, sus actitudes territoriales invernales, los conciertos de voces, la busqueda de alimento, la huída ante la presencia de halcones peregrinos o aguiluchos laguneros, etc. y hablando de chorlitos dorados gozamos con la observación de los finos detalles de sus plumajes, la rápidez y agilidad de los bandos en vuelo, su peculiar modo de localizar presas "de oído", etc., entreteniendonos también con otras aves que acompañan a los bandos o coinciden con ellos, como estorninos pintos Sturnus vulgaris, alaudidos Alauda arvensis y Melanocorypha calandra, corvidos Corvus monnedula y Pyrrhocorax pyrrhocorax, etc.





Han sido también días de intenso escrutamiento de los bandos en busca de posibles y raros ejemplares de Avefría Social Vanellus gregarius o Estornino Rosado Sturnus roseus sin resultado alguno, eso sí, se han visto algunos zorzales reales Turdus pilaris.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

DESVELOS POR LA PERDIZ PARDILLA



El pasado fín de semana un grupo de montañeros observó en Hoyos de Iregua, paraje de Villoslada de Cameros situado en el Parque Natural de Cebollera, la tala de diversos ejemplares de Pino Negro Pinus uncinata pertenecientes a una de las únicas localidades riojanas donde crece de forma natural esta especie. Los hechos fueron denunciados ante la Guardia Civíl y al parecer fueron perpetrados con personal y medios dependientes de la Dirección General de Medio Natural, según aparecía el lunes 20.12.10 publicado en el "Diario La Rioja"
En la misma nota de prensa aparece una fotografía de los montañeros, en donde se observan los tocones de los árboles cortados en las inmmediaciones de una línea de puestos de palomas, así como la justificación posterior de los hechos por parte de la Dirección General de Medio Natural, la cual argumenta que los árboles se derribaron basicamente con la intención de mejorar el hábitat de la Perdiz Pardilla Perdix perdix.
Pero pese a esa justificación, quizas debido a las críticas recibidas por numerosos ciudadanos (ver como ejemplo los comentarios a la noticia en la edicion online del "Diario La Rioja") o posibles reflexiones internas, al día siguiente la justificación de la corta de pinos negros autóctonos se justifica desde la Dirección General de Medio Natural con un nuevo argumento, en este caso las mejoras de los recursos cinegéticos, en concreto la línea de puestos de caza de paloma, como así aparece en el enlace al Diario de La Rioja del 21.12.10
Desde luego la corta de árboles de la casi única masa forestal de Pino Negro de La Rioja no sirve en modo alguno para mejorar el hábitat de la también escasa, y ahora en peligro de extinción en la región, Perdiz Pardilla, de hecho ambas especies comparten desde siempre el mismo hábitat de alta montaña; por otra parte mejorar el hábitat de la Perdiz Pardilla en la superficie ocupada por los puestos de caza de palomas no parece que pueda llegar a ayudar a la exigua población que aún queda de esas aves en nuestras montañas.


Menos aún se entiende que se dediquen ahora esfuerzos a proteger el hábitat de la Perdiz Pardilla por parte de la Dirección General de Medio Natural, cuando no se ha renovado el Plan de Recuperación que esta especie tenía, pese a estar incluida con la categoría de "Vulnerable" en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y con la categoria de "En Peligro de Extinción" en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas, mientras que cuando sí que estaba vigente ese Plan la mejora del hábitat no fué sino la creación de pastizales geométricos que favorecieron al ganado y en absoluto a la perdiz, pese a contar entonces ese Plan con abultados fondos europeos para la protección de la especie.
No nos dejemos engañar, la corta de los pinos negros autóctonos no ha servido sino tan sólo para ampliar la visibilidad de los cazadores que esperan matar las palomas que pasan en migración por nuestros collados de montaña, facilitar el desarrollo de una actividad cuando menos discutible dentro de un espacio natural protegido, preservar los intereses particulares de algunos ciudadanos (los cazadores) a expensas de un patrimonio escaso y único de todos los riojanos (masas autóctonas de especies forestales muy escasas como el pino negro), incluso a costa del peligro que comporta permitir esa actividad (la caza de palomas migratorias) en unas localidades que de forma natural ocupa una especie en peligro de extinción (la Perdiz Pardilla), en cuanto a la posibilidad de que puedan ser abatidas por cazadores desaprensivos, el envenenamiento de extensas áreas por los perdigones de plomo disparados que las aves consumen como grava para la molleja y por la incompatibilidad de la caza con la tranquilidad necesaria para la existenc ia de las perdices pardillas.

YO TAMBIEN ESTUVE ALLI














Desde que conocí la existencia de un enorme dormidero de Pinzón Real Fringilla montifringilla en el macizo del Gorbea (Vizcaya) tuve interes en conocerlo; me informé de la evolución del mismo a traves de diferentes foros ornitológicos (Hegan, Avesforum, ...), varios blogs () y diferentes amigos que fueron a verlo y por fín me decidí a visitarlo en dos ocasiones durante el mes de diciembre de 2.010.
La subida al puerto de Barazar, el intenso frío, la espesa niebla y las densas masas forestales de coniferas y robledal te introducen ya desde el principio en un ambiente tipicamente invernal y norteño; una parada en el restaurante del puerto, la subida hasta la zona de localización del dormidero (una cómoda pista asfaltada), la tranquilidad del lugar (al menos en días laborables que es cuando yo fuí), el olor a hierba, helechos, brezo y pino mojados y una agradable compañía no hacen sino acrecentar los deseos de disfrutar del momento.
Apenas despues de 500 metros andados, la pista bordeada de grandes ejemplares de cipreses de Lawson (una especie de conifera introducida desde Norteamérica) se abre a ambos lados, a la iquierda una hondonada con grandes robles en el fondo y a la derecha un collado de pastos; optamos por situarnos en la cabecera de la hondonada, dominando las copas de los robles, protegidos lateralmente por una masa de pinos y pisando helechal y brezal a la vista de un solitario abedul. Son las 16:15 h y el espectáculo debe comenzar.





Al principio ni un vuelo, ni un reclamo, nada; minutos despues pasan algunos lúganos Carduelis spinus, se oyen un Petirrojo Erithacus rubecula y un Chochin Troglodytes troglodytes y vuela alta una pareja de cuervos Corvus corax; poco antes de las 16:30 un primer grupito de pinzones reales llega y mariposea sobre los robles de la hondonada, poco despues grupitos más nutridos siguen llegando, en principio no se posan sino que sobrevuelan la zona de aquí para allá; continúan apareciendo más y más grupos, más y más bandos, alguno de ellos ya de más de mil ejemplares; caen algunos a las copas de los robles y pronto elevan de nuevo el vuelo, parecen no fiarse demasiado del lugar. A las 16:45 ya son muchos miles los pinzones que van y vienen, se posan en las copas de los robles al unísono, se levantan al mismo tiempo, evolucionan sincronizados unas veces mostrando la espalda y otras el vientre, en el aire se cruzan bandos inmensos, siguen llegando hordas aún mayores, los robles parecen haberse cubierto momentaneamente de hojas secas, el ruído de fondo crece por momento, cientos de miles de pinzones evolucionan en el aire hacia la izquierda, otros tantos a la derecha, un número aún mayor al fondo, las copas de los cipreses comienzan a cubrirse de miles de copos emplumados y el espectaculo por más que se intente resulta indescriptible, especiamente cuando cruza algún Gavilán la base del bosque en busca de presas fáciles.
Parece imposible calcular a las 17:30 h los pinzones que han llegado, un millón, dos, tres, ...¡fabuloso espectaculo!. Si con el telescopio se puede apreciar la majestuosidad del plumaje de los ejemplares individualizados, los prismáticos no ayudan a separar bandos y seguir sus evoluciones, pero quizás sea a simple vista como mejor puede llegar uno a deleitarse con esta espectacular sesión de aves en libertad.
A las 17:45 los bandos poco a poco tienden a introducirse en la masa oscura y apretada de cipreses para pasar la noche, sin duda aquí las condiciones climatológicas se hacen menos severas, y a las 18:00 ya pocas aves permanecen fuera de ese lugar, allí donde ahora el ruído de los pájaros es ensordecedor.
Ahora toca descansar a los pinzones y comienza un trabajo frenético del equipo de anilladores de "Aranzadi" dedicados a marcar con anillas metálicas a los ejemplares que previamente han caído en las redes japonesas dispuestas en la pradera del collado; decénas y decénas de pinzones pasan por la mesa en donde se anillan, sexan, miden, revisan su estado general y se liberan en menos de un mínuto; dejamos a estos voluntarios-profesionales seguir con su labor y nos alejamos de la zona para acabar calentandonos con un café en el restaurante del puerto.





Nadie sabe de momento el por qué se ha formado este gran dormidero de Pinzón Real en el macizo vasco del Gorbea; se sabe que esta especie ha formado dormideros similares en otras localidades europeas, siendo quizás uno de los más conocidos el de la localidad francesa pirenaica de Pau; se sabe que en invierno dependen en gran medida de los frutos del haya; sabemos que previamente a conocerse el dormidero Europa del Norte y Central se encontraba bajo la influencia de una climatología de frios y nieves extremas y generalizadas y sin duda, estas y otras causas desconocidas, algunas de ellas seguramente muy locales, han originado el nacimiento de este espectáculo natural.
Sería muy interesante saber como y por donde se distribuyen las aves durante las horas diurnas, parece ser que al menos parte viajan a diario a alimentarse en hayedos del SO (Altube en Vizcaya Monte Santiago en Burgos); igualmente interesante sería saber si los dormideros de la especie al Norte del Pirineo siguen funcionando esta temporada (al parecer no hay constancia de ello) y así muchas cuestiones más, en cualquier caso, el dormidero es un espectáculo recomendable para cualquier aficcionado a las aves de que se guardará un gratisimo recuerdo toda la vida.
Se recomienda ir en días laborales (mucha gente los fines de semana), estar allí entre las 7:15 y las 8:15 para ver la salida de las aves (dicen que es más espectacular) o entre las 16:30 y las 18:00 para ver la entrada, dejar los vehículos en el puerto y subir andando al dormidero, no ir en grupos muy grandes y evitar ruídos altos, no acercarse demasiado a los árboles donde se posan los pinzones o duermen y pensar siempre en evitar molestias al domidero sobre los intereses propios (observación, fotografía, ...).
Por último mi agradecimiento a las personas con las que compartí tanto deleite (Javier, Sandra, Anabel y Maite), a Jose Ángel Isasi que descubrió el dormidero, a los integrantes de los equipos de anillamiento de "Aranzadi" que nos permitieron conocer su actividad allí (destacable Gorka Belamendía) y a quienes me han permitido a traves de sus blogs conocer la información sobre el dormidero que anteriormente desconocía, especialmente a Juan Manuel Pérez de Ana ( http://macizodelgorbea.blogspot.com/), Ernesto Villodas (http://nosinmisprismaticos.blogspot.com/) y tantos otros. Gracias a todos.

domingo, 19 de diciembre de 2010

ENTRETENIDO EN LA NAVA DE ALFARO

Este jueves 16.12.10 visite el soto de La Nava perteneciente al Parque Natural de nlos Sotos de Alfaro en La Rioja y la verdad es que pasé un rato (un par de horas) bien entretenido, tanto por la diversidad de especies y el buen número de ejemplares de alguna de ellas, como sobre todo por la facilidad del lugar para la observación que permite no sólo detectar especies sino comportamientos muy interesantes.
Pude observar lo siguiente:
Zampullín Común Tachybaptus ruficollis 5
Cormorán Grande Phalacrocorax carbo 110
Garceta Común Egretta garzetta 2
Garceta Grande Egretta alba 7
Garza Real Ardea cinerea 14
Cigüeña Blanca Ciconia ciconia 32
Ansar Común Anser anser 1
Ánade Azulón Anas platyrrhynchos 350
Ánade Friso Anas strepera 33
Ánade Rabudo Anas acuta 1
Ánade Silbón Anas penelope 20
Cerceta Común Anas crecca 120
Gavilán Común Accipiter nisus 1
Busardo Ratonero Buteo buteo 2
Aguilucho Lagunero Circus aeruginosus 4
Cernícalo Vulgar Falco tinnunculus 1
Grulla Común Grus grus 5
Gallineta Común Gallinula chloropus 5
Focha Común Fulica atra 22
Avefría Común Vanellus vanellus 1
Andarríos Chico Actitis hypoleucos 1
Gaviota Patiamarilla Larus michaellis 2
Paloma Torcaz Columba palumbus 4
Tórtola Turca Streptopelia decaocto 6
Martín Pescador Alcedo atthis 2
Pito Real Picus viridis 1
Pico Picapinos Dendrocopus major 1
Lavandera Blanca Motacilla alba Frec.
Acentor Común Prunella modularis Var.
Chochín Troglodytes troglodytes 2
Riseñor Bastardo Cettia cetti Var.
Curruca Capirotada Sylvia atricapilla Var.
Curruca Cabecinegra Sylvia melanoceph. 1
Mosquitero Común Phylloscopus collybita 2
Petirrojo Común Erithacus rubecula Algs.
Mirlo Común Turdus merula Var.
Carbonero Común Parus major 2
Estornino Pinto Sturnus vulgaris Frec.
Estornino Negro Sturnus unicolor Var.
Urraca Común Pica pica Var.
Gorrión Común Passer domesticus Frec.
Pinzón Vulgar Fringilla coelebs Frec.
Jilguero Común Carduelis carduelis Var.
Verderón Común Carduelis chloris Var.
Vedecillo Serinus serinus Algs
Escribano Soteño Emberiza cirlus Var.
A destacar sin duda la buena cantidad de cormoranes y de ánades de superficie, la presencia de Ánsar Común, Grulla Común y Gaviota Patiamarilla, pero sobre todo Garceta Grande por su número y porque ya se trata de una especie plenamente regular en La Rioja, tanto en migración como en invierno, quizás con el tiempo también nidificante.
Más aún que la contabilidad de especies e individuos, las identificaciones, etc., lo que me llamó más la atención fué la observación de diversas relaciones ecológicas entre diversas especies, pudiendo percatarme de lo siguiente:
-Los zampullines, individualmente, siguen a los ánades que comen entre la vegetación inundada seguramente para tratar de capturar pececillos que escapan entre las raices
-Los cormoranes acuden con rapidez donde uno de ellos pesca con éxito y realizan entonces una pesquería comunitaria empujando a los bandos de peces (¿alburnos?) en una misma dirección
-Cuando los cormoranes sacan a la superficie el pez pescado para tragarselo, con frecuencia se ven acosados por las gaviotas patiamarillas que tratan de hacer que suelten el pez
-Si los cormoranes pescan próximos a orillas con vegetación inundada, garzas reales y garcetas grandes los siguen esperando coger algún pez que a aquellos se les escapa
-Los ánades frisos siguen activamente a las fochas comunes para comer la vegetación acuática que estas arrancan del fondo del cauce (madres) y consumen en superficie.
En definitiva, una magnífica mañana cerca de casa.

martes, 7 de diciembre de 2010

VIRTUAL DESAPARICIÓN

Ademas de una única área de nidificación en toda España situada en la provincia de León, la Graja Corvus frugilegus se trataba en el s. XX de una especie invernante regular en casi toda la Meseta Norte y parte de la cuenca del Ebro, con aves ya escasas en la Meseta Sur.
En la Rioja cada invierno permanecían aquí al menos unas 600 aves distribuídas por un área que comprendía los municipios de Cuzcurrita de Río Tirón, Tirgo, Casalarreina, Cihuri, Anguciana, Haro, Gimileo, Briones, Ollauri, Rodezno y Zarratón. Esa población de hasta 600 aves aún se podía contabilizar en 1.998 (Lopo et al. in Gámez et al., 2002) y hasta 500 aún en 2000 (Gámez et al., 2002), si bien ya por entonces se adivinaba cierto descenso y la subpoblación que frecuentaba la zona de Briones, de unas 100 aves, desapareció ya a finales de la decada de los años noventa del pasado siglo (Ucha, J.A. in Gámez et al., 1999).
En 2003 se contabilizan el el área riojana conocida, en realidad ya tan sólo en Casalarreina, Tirgo, Anguciana y Cihuri, unas 250 aves invernantes (Nalda, J.V. in Gámez et al., 2007) y desde entonces el descenso se fué acelerando. El invierno de 2004-2005 sólo se conocían ya dos colonias invernantes es España, la de La Rioja y otra en Valladolid, no alcanzando entonces ya más de 100 aves entre ambas (Roman & Gutierrez, 2008); el invierno de 2006-2007 sólo existe ya la colonia riojana, ahora ya con sólo 50 individuos (Roman & Gutierrez, 2008), no consiguiendo observarse aves los inviernos siguientes en La Rioja, en realidad en ningun lugar de España escepto en las localidades leonesas en donde nidifica y es residente.
La desaparición de las grajas invernantes en España y La Rioja, seguramente aves procedentes del centro y este de Europa, más que debido a un descenso poblacional parece responder a un cambio en los hábitos de aquellas poblaciones migratorias, de tal modo que la adaptación a alimentarse de nuevos productos agrícolas, la suavización de las temperaturas invernales o la alimentación cada vez más en vertederos urbanos permite sedentarizar esas poblaciones que antes llegaban hasta aquí.
La sorpresa ha ocurrido hace pocos días, cuando ya habiendo dado por desaparecida a la Graja de La Rioja, Oscar Zuazo me comentó la observación de cuatro aves juntas en su área tradicional de invernada a finales de noviembre de 2010, algo que he podido comprobar hoy mismo al observar en esa zona cuatro aves, posiblemente las mismas, que acompañaban a una treintena de cornejas y unas veinte grajillas, todas ellas alimentandose activamente de nueces caídas y semi enterradas en la hojarasca de una plantación de nogales.
No se sí estas aves son el reducto de una población en descenso no detectada desde 2007 (seguramente si dado que hasta unas 20 aves se vieron los inviernos de 2007-2008 y 2008-2009 según comun icación personal de Carlos Gutierrez) o si se trata de una aparición puntual debido a las bajas temperaturas del centro y este de Europa que tienen lugar estos días, yo pienso más en lo primero, y en cualquier caso sigo pensando en que virtualmente se trata ya en La Rioja de una especie desaparecida.

domingo, 24 de octubre de 2010

CONFIRMADO: BUSARDO DE ESTEPA Buteo buteo vulpinus

El ejemplar ingresado en el CRFS de "La Fombera" de La Rioja, presenta una longitud de ala plegada de 365 mm, siendo esta medida netamente inferior a la media obtenida para B.b.buteo tanto por Ferguson-Lees & Christie, 2001 como por Baker, 1993, los cuales ofrecen un rango de longitudes de este valor que oscilaría entre 350 y 432 mm, siendo la media de 392 mm (385 los machos y 398 las hembras); si comparamos los 365 mm medidos al ejemplar ingresado con los datos ofrecidos por los mismos autores para B.b.vulpinus, el valor oscilaria en un rango de entre 335 y 400 mm, con una media de 368 mm (362 los machos y y 377 las hembras), valor este muy próximo al medido para el ave que nos ocupa.
Por otro lado se le ha medido la longitud de la cola, arrojando este valor una medida de 188 mm, siendo este valor muy inferior a los 214,5 mm de media obtenidos por aquellos autores para B.b.buteo (214 de media los machos 215 las hembras), mientras que apenas difiere del ofrecido por ellos para B.b.vulpinus de 189 mm de cola (185 mm de media los machos y 192 las hembras).
Otro valor que se mide al ejemplar ingresado es la longitud del tarso, para el que se obtienen 75 mm, siendo sólo algo inferior a la longitud media de ese valor ofrecida por los autores para B.b.buteo, dado que estos mencionan 76,3 mm de media, (75 mm los machos y 78 las hembras); coincidria plenamente este valor con el ofrecido por los autores para B.b.vulpinus, que seria de 75 mm de media (75 mm en los machos y 76 en las hembras)
Por ultimo se mide la garra posterior, la cual arroja un tamaño de 20,5 mm, siendo esta medida similar a la media ofrecida por los autores para B.b.vulpinus con 21,7 mm de media (20,5 mm en los machos y 23,0 las hembras), mientras que es claramente inferior a la ofrecida para B.b.buteo, con 23,1 mm de media (22,7 los machos y 23,5 las hembras).
En estas cuatro medidas recogidas en el ejemplar ingresado, las cifras siempre se encuentran muy próximas y dentro del rango de las ofrecidas por aquellos autores para B.b.vulpinus, mientras que aparecen claramente inferiores a las expresadas por ellos para B.b.buteo, existiendo un caso incluso, en la medida de la garra trasera, donde el valor obtenido (20,5 mm) se encuentra por debajo de la media ofrecida para B.b.vulpinus pero dentro del rango conocido para esta subespecie, mientras que aparece muy inferior a la media de B.b.buteo, encontrandose incluso por debajo de la cifra inferior del rango de esta medida ofrecido para esta subespecie.
Se concluye por tanto que en razon a la biometría recogida en el ejemplar ingresado y la bibliografia consultada, el ave se corresponde a un individuo de la subespecie vulpinus de Buteo buteo, posiblemente un macho nacido en 2008 (según secuencia de muda observada), lo que ademas parece confirmar otros datos morfologicos del animal que llamaron nuestra atención en el momento de su ingreso.
Se trata esta de la primera cita confirmada de la presencia de esta subespecie en La Rioja y una de las primeras de España. El Busardo de Estepa es una raza del Busardo Ratonero distribuida por gran parte de Eurasia, desde Escandinavia y Rusia a la costa del Pácifico de Siberia Oriental, pasando por las estepas de toda el Asia Central. Buena parte de los ejemplares invernan en el Sur y Este de Africa descendiendo el continente por su mitad oriental, así como en el sur de Asia, siendo raras las aves observadas en el Oeste de Europa.

sábado, 16 de octubre de 2010

¿POSIBLE BUSARDO DE ESTEPA EN LA RIOJA?

El 30 de septiembre de 2010 ingresó en el CRFS de "La Fombera" un Busardo a causa de accidente de tráfico en Pradillo (La Rioja). Dada la lesión que le fué diagnosticada (una inflamación muscular en el muslo izquierdo con afección neurologica en la garra) permanece aún en periodo de recuperación. En el primer exámen del ave destacó en general una coloración muy clara, con predominancia de tonos blancos, arenosos y rojizos; llamaba tambien la atención las nuevas plumas recien mudadas de la cola, muy rojas y con una fina banda terminal las centrales y más oscuras, catañas y barradas las externas; las rectrices aún no mudadas y muy gastadas eran por el contrario blancuzcas y muy rayadas. Las partes inferiores son muy claras, manchadas de tonos rojizos, con la base de las primarias muy blanca, primarias y secundarias con debil barrado y mancha carpal negra evidente. Parece tratarse por la muda de un ave inmadura y tiene un tamaño ligeramente inferior a la media de los busardos ratoneros que ingresan en el centro, de los que ademas difiere en general por su aspecto más ligero y algo patilargo. Carecemos de experiencia con el Busardo de Estepa Buteo buteo vulpinus, pero la descripción del ave realizada y la consulta de bibliografía nos hacía pensar que pudiese asignarse a este taxón ¿que os parece?





jueves, 29 de julio de 2010

UNA ESPECIE RIOJANA MÁS

Primera fotografía de Gorrión Moruno Passer hispaniolensis en La Rioja, en este caso en compañís de gorriones comunes Passer domesticus y Pardillo Común Carduelis cannabina.

El 25.07.10 fotografié abrevando en una balsa entre las estribaciones de Yerga y la comarca del Linares un macho adulto de Gorrión Moruno Passer hispaniolensis; estaba acompañado de varios gorriones comunes Passer domesticus y lo que me pareció una hembra y al menos un joven volantón (boqueras) de su misma especie.
Días antes (26.06.10), en las proximidades del lugar de observación, ví lo que me pareció otro macho de Moruno, pero al tratarse de una visión fugaz no le dí mayor importancia y desestimé esa primera identificació.
Ahora está confirmada, la observación supone la primera de la especie para La Rioja y cabría pensar en al menos una reducida población nidificante, dados los posibles otros ejemplares y observaciones así como las fechas.
Trataremos de aclarar esta cuestión en el futuro.

EL EMIGRANTE

En 1.999 marqué y liberé en La Rioja un Buitre Leonado Gyps fulvus nacido ese año en esta región y que ingresó como volanton en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de "La Fombera" donde permaneció algunos días en observación.
Hoy me he enterado a traves de un correo de la Oficina de Anillamiento de Aves Migratorias del MMARM que este individuo, que fué soltado con anillas metálica (oficial) y de PVC amarillo de lectura a distancia, fué observado repetidamente en Holanda en 2.001, vivo y con seguridad, despistado.
No es la priimera vez que se observan buitres leonados en Holanda, recuerdo otro posterior que procedía de Burgos; en alguna ocasión se han observado incluso varias aves juntas por la zona, pero sin duda esto ha de deberse a una deriva migratoria aislada.
Tan extraño como esto me parece recibir noticia del suceso nueve años más tarde ¡Está claro que ante medios tecnológicos como el raditracking, los emisores satélite, los solares, el GPS etc., el anillamiento tradicional está completamente desfasado.

DE NUEVO PONTONES

Adulto observado en Urbión (Viniegra de Arriba-La Rioja), en junio de 2.010

"Pontones" es un joven Quebrantahuesos Gypaetus barbatus que nació en 2.006 en el Centro Cría de "Valcalent" en Lérida y que en mayo de 2.007 se libera en la Sierra de Segura (Jaén), dentro del programa de reintroducción de la especie en Andalucía (Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas) patrocinado por la Junta de Andalucía y ejecutado por esta y la fundación "Gypaetus".

Hasta marzo de 2.008 permaneció en la sierra de Castril (Jaén-Granada), donde se realizó el "hacking" para la suelta; a partir de entonces Pontones no cesa de viajar. En julio de 2.008 se le localizó en la sierra de Urbión (La Rioja-Soria), en el mismo lugar donde un año antes pasó unos días "Libertad", otro quebrantahuesos liberado en Andalucía, regresando en septiembre de ese mismo año al área de reintroducción. Allí permaneció hasta mayo de 2.009 en que de nuevo emprende viaje al norte, llegando esta vez a la Cordillera Cantábrica, permaneciendo sobre todo en la montaña palentina; vuelve ese otoño a las sierras sureñas de Cazorla y Castril donde pasa también el invierno, pero de nuevo en mayo se dirige hacia el norte, permanece algunos días con nosotros, una vez más en Urbión (La Rioja-Soria) donde le vemos coincidiendo al menos con otros dos ejemplares, un joven de 2.008 y un adulto, ambos procedentes de Pirineos, para dejarnos más tarde y dirigirse en junio una vez más a los Picos de Euroipa, otra vez a la montaña palentina, moviendose actualmente por la cercana montaña leonesa.

Tanto "Pontones" como otras aves liberadas en el proyecto andaluz nos confirman la gran movilidad de las aves jovenes durante el periodo de dispersión, al igual que realizan las aves más cercanas de Pirineos; también parecen presentar una tendencia a moverse hacia las montañas norteñas (Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, Pirineos) y nos presentan algunas localidades como especialmente querenciosas, tal es es caso de la sierra de Urbión en los limites de La Rioja y Soria donde año tras año se repiten las observaciones, tanto de aves "andaluzas" como pirenaicas, a veces de los mismos ejemplares en diferentes años y de diferentes edades; son zonas de montaña muy pobladas por la ganadería extensiva y abundante caza mayor, lo que sin duda aprovechan los quebrantahuesos en la época principal de estancia, entre mayo y julio, ante la abundancia de partos y muertes por ehfermedad o accidente de las reses, algo que aprovechan esos meses también numerosos buitres leonados Gyps fulvus, los cada vez más regulares buitres negros Aegypius monachus y los siempre escasos alimoches Neophron percnopterus.

jueves, 18 de febrero de 2010

ESTRATEGIAS DE UN COLONIZADOR







Ejemplar de Elanio Común Elanus caeruleus en La Rioja

El Elanio Común Elanus caeruleus, era una especie desconocida en La Rioja hasta 1.974, cuando el 15 de julio se observa un ejemplar en Ezcaray, cita esta no obstante puesta en duda en diferentes ocasiones. Desde entonces y hasta el 16 de julio de 1.998 sólo existen escasas observaciones aisladas de esta especie, todas ellas en el Alto Najerilla, que bien pudieran atribuirse, al no estar comprobadas y el haberlas realizado observadores poco experimentados, a los más frecuentes machos de Aguilucho Pálido Circus cyaneus allí existentes, pero en la citada fecha se observa con seguridad un ejemplar en San Millán de la Cogolla.
Desde esa fecha las observaciones han ido aumentando y se conocen al menos 45 de ellas, al principio solo ejemplares aislados no estables, más tarde observaciones de ejemplares temporalmente fijados a determinadas zonas por variables espacios de tiempo, luego se empezaron a observar individuos en parejas e incluso, ya más recientemente, reproducciones con éxito comprobado, la primera en 2.004 y la segunda recientemente, en 2.009.
Este aumento es reflejo sin duda de una expansión general de la especie por toda la Península Ibérica, donde hace ahora cuarenta años sólo existían raras parejas aisladas en el sur de Portugal y Suroeste de España y desde donde se ha extendido ahora hasta ocupar como reproductor todo el occidente, centro y sur de la Península, con parejas aisladas tan al norte como León, Burgos, Huesca y Gerona y tan al Este como Tarragona, Castellón o Albacete, existiendo ya observaciones en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra e incluso al sur de Francia.
Ahora se le puede considerar en La Rioja una especie, que si bien es aún rara, es sin embargo de aparición anual y al menos reproductor ocasional, y la fenología observada en nuestra región nos hace pensar en una extraña estrategia de colonización de nuevas áreas.
Ejemplar de Elanio Común El,anus caeruleus cazando cernido

Salvo cinco observaciones entre abril y agosto (ninguna en mayo), las restantes cuarenta han tenido lugar entre septiembre y marzo, lo cual nos induciría a pensar en un estatus de migrante e invernante en La Rioja; esto vendría corroborado por el hecho de que esas cuarenta observaciones presentan picos máximos en octubre (9) y febrero (8), posibles indicativos de migrantes postnupciales y prenupciales respectivamente, además de submáximos (4-6 obserfvaciones) a lo largo de todos los meses del otoño-invierno.
Pero si el origen de las aves que se observan en La Rioja fuese el centro y sur peninsular, lo más lógico al situarse allí el grueso poblacional, no cabría hablar tanto de migrantes e invernantes en La Rioja sino de aves en dispersión postnupcial hacia el norte debida a diversas causas y temporales estabilizaciones en las áreas de dispersión norteñas.
Entre las causas que empujarían a los elanios “sureños” a dispersarse hacia el norte, podría estar la escasez de presas en los territorios de nidificación según avanza el estío y la abundancia de las mismas en latitudes superiores, lo que de hecho ocurre con los topillos Microtidae, algo similar a lo observado en el Cernícalo Primilla Falco naumannii a partir de julio, cuando muchas aves del centro peninsular abandonan las zonas de cría tras la nidificación, para aprovechar las explosiones de saltamontes Odonata de las zonas montanas de la codillera Cantábrica o el norte de Sistema Ibérico.
Mientras que la mayor parte de la población, localizada en el centro y sur de la península, frecuenta hábitats ligados a ambientes mediterráneos de tipo sabanoide, como las dehesas abiertas pastadas o cultivadas y los pastizales y zonas cerealistas con arbolado disperso, paisajes todos ellos que sufren fuertes descensos en cuanto a productividad de presas en verano y otoño, los elanios “norteños” muestran una clara preferencia por zonas de valle, con suelos frescos, profundos y fértiles, generalmente ocupados por cultivos cerealistas o forrajeros en regadío, eso sí con arbolado disperso, pero siempre coincidentes con localidades con elevadas cantidades de topillos con picos en otoño e inicios de invierno.
Pero esta dispersión postnupcial se puede alargar como ya he dicho hasta casi terminar el invierno, ya que las áreas donde se sitúan las aves son en general las que gozan de las condiciones climatológicas más suaves, por lo que la disminución de presas no resulta aquí tan drástica como en otras regiones más continentales.
Esta abundancia de presas, es sin duda lo que posibilita que determinadas parejas se decidan a reproducirse durante el otoño, una época nada habitual para otras especies de aves de presa diurnas, pero que el Elanio Común, eminentemente predador de pequeños roedores, si utiliza para nidificar como también lo hace otro gran consumidor de micromamíferos como es la Lechuza Común Tyto alba, tal es así que de las dos reproducciones comprobadas en La Rioja hasta ahora, en un caso los pollos volaban por primera vez en noviembre y en el otro en octubre.





Jovenes con adulto de Elanio Común Elanus caeruleus en La Rioja
Pero si el elanio que se reproduce en La Rioja no está presente aquí de forma general salvo entre septiembre y marzo, cuando desaparece seguramente por el descenso de presas y ocupa las áreas del centro o sur peninsular de abril a agosto ¿qué hace allí?. Sin duda aprovecha la máxima productividad de aquellas zonas y aquellos hábitats, no sólo de roedores sino también pequeños reptiles, artrópodos, etc., pero ¿simplemente se alimenta, descansa y almacena reservas?. No creo que esto sea así, las reservas en un ave son muy efímeras y como estrategia poblacional la suficiente alimentación induce la reproducción, como así hace en esta época el grueso poblacional de elanios “sureños” no dispersados, por lo que creo que lo que ocurre es algo diferente.
Los elanios, como la mayoría de las aves de presa diurnas, se reproducen en primavera y verano aprovechando los máximos poblacionales de presas, pero una dieta muy especializada de esta especie en pequeños roedores, las condiciones propias de los ambientes mediterráneos con descensos drásticos de presas durante el estío, frente a las explosiones poblacionales de las mismas o similares en el norte en otoño e invierno, facilitadas por la expansión de cultivos herbáceos de regadío, hacen que el ave pueda permitirse, aunque sólo sea ocasionalmente, ocupar dos temporadas de nidificación anuales, a lo cual ayuda en esta especie un período reproductor relativamente corto, de apenas cuatro meses, unos hábitos con movimientos dispersivos y una demografía en expansión.
Sería interesante comprobar todos estos extremos y, para ello, el marcaje de individuos y los seguimientos continuados podrían arrojar un rayo de luz sobre el tema de la doble nidificación anual en áreas diferentes, que de momento no es más que una suposición propia a la que me lleva el “atar cabos” como:

-Proceso de suavización de duras condiciones climáticas invernales-
-Extensión de las superficies ocupadas por cultivos herbáceos de regadío-
-Aumento de las poblaciones de roedores ligadas a los cultivos herbáceos de regadío-
-Alternancia temporal y geográfica en la máxima disponibilidad de presas-
-Especialización de un predador en el consumo de roedores con picos de productividad-
-Predador con hábitos dispersivos y colonizadores-
-Predador con periodo corto de reproducción-
Joven de Elanio Común Elanus caeruleus nacido en La Rioja