lunes, 29 de junio de 2009

OTRO HUMEDAL QUE DESAPARECE

ADULTO Y POLLOS DE FOCHA COMÚN Fulica atra EN LA BALSA DE "EL VILLAR" DE TRICIO.
















La balsa de El Villar en Tricio es una pequeña laguna artificial construida para abastecerse de agua de riego, la cual estuvo utilizada también hasta hace pocos años por un coto privado de pesca intensiva (Trucha Arco Iris); la práctica inexistencia de vertidos permitía la existencia de unas aguas claras pobladas por una exuberante cubierta vegetal subacuática colonizada por multitud de invertebrados de agua, anfibios, peces, etc., atrayendo todo ello a una interesante comunidad de aves.
Destacaba sin duda la población de Zampullín Común Tachybatus ruficollis (10 pp. repr., 20 ejs. inv.), de Somormujo Lavanco Podiceps cristatus (2-3 pp. repr., 4-8 ejs. inv.), de Porrón Moñudo Aythya fuligula (4-15 ejs. inv.), de Rascón Común Rallus aquaticus (2-4 ejs.), de Gallineta Común Gallinula chloropus (6-10 ejs.) y de Focha Común Fulica atra (15 pp. repr., 60 ejs. inv.).
La desaparición del coto intensivo de pesca, la proliferación de peces e invertebrados agresivos con la vegetación acuática (carpas, cangrejo rojo), el escaso control de la entrada de residuos orgánicos agrícolas, etc., producen recientemente la turbidez de las aguas, el deterioro de la flora subacuática más desarrollada, la proliferación de algas unicelulares y en definitiva la eutrofización de las aguas.
Este proceso se empieza a observar a principios de 2009, si bien ya se gestaba un par de años antes (introducción de especies, desaparición de predadores, aportes orgánicos), no invernando porrones moñudos los dos ultimos inviernos y descendiendo zampullines y fochas, si bien se acelera de tal modo que a comienzos de la ultima primavera la turbidez es evidente, desaparece por completo el Zampullín Común y se reduce a la mitad la poblaciòn de Focha Común.
Este caso es otro más de un proceso de degradación ambiental que ya han sufrido otros humedales riojanos (prácticamente todos), recordando por idénticas circunstancias lo ya ocurrido en Leiva, La Grajera, El Salobral, El Perdiguero, La Estanca, La Degollada, El Recuenco o La Molineta, todos ellos humedales eutrofizados y con apenas interés para las aves acuáticas actualmente.

NUEVA OBSERVACION DE TARRO CANELO

MACHO ADULTO DE TARRO CANELO Tadorna ferruginea OBSERVADO EN JUNIO DE 2009 EN EL RIO EBRO (SAN VICENTE DE LA SONSIERRA)




















HEMBRA ADULTA DE TARRO CANELO Tadorna ferruginea OBSERVADA EN SEPTIEMBRE Y OCTUBRE DE 2005 EN LA DEGOLLADA (CALAHORRA)
















Después de que en septiembre y octubre del 2005 un ejemplar de Tarro Canelo Tadorna ferruginea, en concreto una hembra adulta, permaneciese en las balsas de La Degollada (Calahorra), constituyendo esta la primera observación de la especie en La Rioja, nuevamente el 8 y 9 de junio de 2009 se vuelve a observar otro ejemplar en la región, en este caso un macho adulto en el río Ebro, junto a los puentes de San Vicente de La Sonsierra. La especie es propia de humedales subdeserticos existentes desde Canarias, norte de África y área etiópica, hasta el centro y sur de Asia, siendo raro en Europa donde tan sólo se reproduce en área balcánica y el extremo sur oriental, no estando plenamente comprobadas las posibles nidificaciones históricas del sur de España. Se trata de un ave bastante común en colecciones ornamentales de parques, reproduciendose sin mucha dificultad, lo que dá lugar sin duda a escapes sobre todo de ejemplares jóvenes. Las dos aves observadas en La Rioja eran adultos, ambas carecìan de marcas propias de cautividad como anillas y al menos una de ellas, la de Calahorra, se observa plenamente dentro del periodo típico de dispersión de la población norteafricana, lo que induce a pensar en una posibilidad de observación de ejemplares totalmente silvestres, extremo este que de momento no se puede aseverar.

viernes, 26 de junio de 2009

NUEVA LOCALIDAD DE TERRERA MARISMEÑA



Una nueva localidad de reproducción de Terrera Marismeña Calandrella rufescens descubrimos el 31.05.09 en Alfaro, suponiendo esta la tercera de La Rioja y la segunda del término municipal citado.
La localidad la habitan un mínimo de dos parejas, compartiendo la especie la zona con otras de carácter estepario como Ganga Ortega Pterocles orientalis, Alcaraván Burhinus oedicnemus, Terrera Común Caladrella brachydactyla o Curruca Tomillera Sylvia conspicillata.
Se trata de una zona muy árida, con encharcamientos temporales y de suelos salinos cubiertos fundamentalmente por sisallar, ontinar y algún tamariz.

¿Y LAS GRAJAS?



Sí a principios de la decada de los noventa del pasado s.XX la Graja Corvus frugilegus aún invernaba regularmente en La Rioja ocupando al menos un área que discurría desde Briones a Foncea y desde Treviana a Haro, con una población seguramente superior a los seiscientos ejemplares, a finales del citado siglo ya no se veía esta especie salvo en una reducida área inscrita tan sólo en los municipios de Anguciana, Cihuri y Casalarreina, no llegando ya a los cuatrocientos individuos que ocupaban entonces un sólo dormidero desde donde se dispersaban cada mañana por los alrededores del mismo. Esta área se mantuvo posteriormente pero con poblaciones menguantes año tras año, de tal modo que el invierno de 2006-2007 apenas se observaron medio centenar de aves. Fué ese invierno el último del que se tiene c onstancia de la presencia de ejemplares invernantes estables en La Rioja, no observandose ninguno el invierno de 2007-2008 ni en este ultimo de 2008-2009. Las causas de su disminución o su desaparición actualm, parece deberse a una tendencia de las poblaciones del centro y norte de Europa a sedentarizarse al disponer de un clima invernal paulatinamente más benigno y sobre todo, por una mayor disposición de recursos alimenticios en esa época. La población invernante riojana era una de las ultimas existentes en todo el pais, reducto de las anteriormente numerosas presentes por toda la meseta norte, pero eso ya es pasado y quizas pronto, si no ya mismo, la unica evidencia de la presencia de la Graja en España será la población sedentaria y aislada existente en la prov incia de León.

SOLO TRES POLLOS



El seguimiento continuo que hacemos de la población riojana del Águila-azor Perdicera nos permitió comprobar que en 2009 partiamos de una población reproductora compuesta por cuatro territorios estables y dos aún en formación; en los cuatro estables todas las parejas arreglan o construyen nidos y tres de ellas llegan a realizar la puesta, faltando sólo en una quizas por molestias causadas por buitres leonados.
De las tres parejas con puesta, en todas ellas se produce la eclosión, naciendo dos pollos en cada nido. Una de las nidadas perdió uno de los pollos poco despues de nacer, llegando a volar el otro sin ningún problema y aún lo sigue haciendo, ahora marcado con anilla metálica y de PVC; otra pareja con dos pollos perdió uno de ellos con unos 25 días de edad, tras pasar toda la tarde anterior bajo un fuerte sol y sin protección de adultos a causa posiblemente de la presencia de un fotografo que carecía de autorización alguna y que fué denunciado por ello, muriendo más tarde el hermano, ya casi a punto de volar, por causas desconocidas que se están investigando con la autopsia del cadáver; de la tercera pareja, los dos pollos llegan a la edad de volar, pero en esos días se derrumba el nido por completo y se comprueba que los pollos sobreviven y vuelan, sin saberse exactamente si el nido cayó justo antes o después de que volasen.
Como resumen, de cuatro parejas estables que inician la reproducción sólo llegan a volar 3 pollos, un año más aciago por una u otras causas, evitables o inevitables.

URBION


El 25.06.09 estuvimos todo el día de aquí para allá por la zona de Urbión tratando de localizar una serie de aves escasas vistas ultimamente por la zona, en concreto a dos quebrantahuesos inmaduros, un adulto de Cigüeña Negra y una nueva ubicación de nido de Águila Real. El nuevo nido de la Real, ocupado sin duda este año, lo dejamos para otra ocasión por falta de tiempo y revestir menor interes, dedicando toda la mañana a los quebrantahuesos y la tarde a la Cigüeña Negra.
Al menos dos quebrantahuesos se llevan viendo por la zona desde hace tiempo, uno de ellos quizas ya más de dos meses, pero sólo localizamos uno, un ejemplar en su cuarto año de vida, sin marcas ni decoloraciones ningunas, que disfrutamos a placer sobre todo cuando giro sobre mi cabeza a escasos quince metros de altura, dió un par de vuetas y se alejo hacia el sur despidiendose así. De la Cigüeña Negra ni rastro; ha estado aquí al menos desde finales de mayo, aún se ha visto a finales de junio, pero ya llevaba unos días sin nuevas observaciones y es posible que se haya marchado definitivamente, La zona en la que se encontraba era perfecta para que allí se asentase, la disponibilidad de alimento y ubicacaciones para un posible nido también, la época hacía sospechar, pero de momento todo se ha quedado en una estancia temporal. ¿Y en el futuro?
En cualquier caso un dia esplendido por las observaciones y también por los compañeros.