martes, 14 de abril de 2009

SORPRENDENTE ATENEA

Atenea (izquierda) con el macho de la pareja
















Atenea, muy enferma, es ingresada en el
CRFS de "La Fombera"














Atenea es sometida a exámenes y análisis
diversos para dignosticar diversas patologías














Atenea durante su recuperación



















Poco antes de ser liberada, Atenea
se marca con anillas metálica y de
PVC, colocandole ademas un emisor
satélite de ARGOS para su
seguimiento continuado



















Atenea vuela de nuevo en su
territorio



















LOS MOVIMIENTOS DE ATENEA
Línea negra: frontera portuguesa
Línea blanca: limites de La Rioja
Área roja: zona de procedencia (aquí nidifica
en 2005 y se le marca con transmisor terrestre)
Área verde clara: Territorio regular desde
2006 a 2009
Área verde oscura: Territorio extendido desde
2006 a 2009
Área azul clara: Zona de invernada regular en
2007-2008
Área azul oscura: Zona de invernada extendida
2007-2008
Área grís clara: Zona de invernada regular en
2008-2009
Árearís oscura: Zona de invernada extendida
2008-2009
Línea amarilla: Ruta de Portugal a La Rioja en
2005
Línea rosa: Ruta hacia la zona de invernada el
otoño de 2007
Línea morada: Ruta de regreso al territorio de
cría en febrero de 2008
Línea marrón: Ruta hacia la zona de invernda
el otoño de 2008
Línea naranja: Ruta de regreso al territorio de
cría en febrero de 2009








En 2006, cuando iniciábamos a principios de año una nueva temporada de seguimiento de la reproducción de las parejas de Águila-azor Perdicera Hieraetus fasciatus de La Rioja, comprobamos que en uno de los territorios había sucedido un cambio, había entrado una nueva hembra adulta, teniendo seguridad de ello tanto por diferir en sus detalles morfológicos de la hembra anterior, como por el hecho de que la de ahora portaba anillas metálicas y de PVC en los tarsos, así como un transmisor terrestre en la espalda; por otro lado el macho del territorio era el mismo que el de la temporada anterior, emparejado entonces con una hembra ahora desaparecida.
Como a otros ejemplares marcados existentes en la región, a la nueva hembra se le bautizó y se le puso el nombre de Atenea y, mientras continuamos con el seguimiento del territorio, se inicio una búsqueda del origen del individuo, que con seguridad no había nacido ni se había marcado en La Rioja.
Las inscripciones de las anillas no se podían leer al completo, parcialmente sólo la de PVC, mientras que el transmisor ya no emitía señal alguna, siendo por tanto difícil asegurar la procedencia, si bien dos letras de la anilla de lectura a distancia coincidían con un posible ejemplar anillado como hembra adulta nidificante en la orilla portuguesa de los Arribes del Duero y al que se le colocó un transmisor terrestre de mochila similar.
El seguimiento continuó y ese año Atenea y su pareja nidificaron en un nido nuevo de la pared de un roquedo de su territorio, sacando adelante a un pollo. Este dato supone el primero conocido para esta especie, en cuanto a que una hembra adulta reproductora cambie completamente de territorio y nidifique en uno nuevo, en este caso además a una gran distancia del anterior.
Poco después de emanciparse el pollo, Atenea fue localizada en octubre en Aldealobos en un estado lamentable, sin fuerzas para volar, en la mitad de su peso y con una necesidad extrema de ser atendida con urgencia para salvar su vida. Ingresó en el CRFS de “La Fombera” y allí, tras numerosos análisis y mientras se le atendía en cuidados intensivos, se le diagnóstico una intoxicación crónica con plomo, posiblemente debida a la alimentación con presas que portaban perdigones de este material, teniendo esto como consecuencia más grave una afección hepática y problemas respiratorios; tuvo que estar sometida a un delicado tratamiento y una posterior rehabilitación, debió ganar el peso suficiente y muscularse para la suelta, lo que así se hizo un mes después del ingreso, liberándose de nuevo en su territorio.
Aprovechando la convalecencia de Atenea, se le retiró el arnés y el emisor que ya no funcionaba, comprobándose que la frecuencia del mismo también coincidía con el ejemplar de Portugal, mientras que las anillas no se pudieron leer por haberlas perdido para entonces. También se decidió marcarla, no solo con las anillas oficial y PVC de lectura a distancia, sino además con un emisor satélite de ARGOS, el cual nos enviaría varias señales semanales durante unos 18 meses de vida media.
Atenea voló perfectamente en la suelta, los días siguientes nos mantuvo preocupados al desconocer con seguridad si la recuperación en el CRFS la habíamos hecho correctamente, pero ARGOS nos envió señales esa semana, la siguiente, … y todo seguía tan bien; tanto que empezamos a descubrir el verdadero uso del territorio que ocupaba el águila, donde cazaba de forma regular, sus incursiones extraordinarias, donde dormía o descansaba, etc., y lo más sorprendente, como a finales de noviembre las salidas del territorio ordinario se hicieron cada vez más frecuentes, hasta que a primeros de diciembre decidió realizar un viaje sin retorno diario que la condujeron en una semana hasta Belorado en Burgos, tras pasar por Logroño, Fuenmayor, Santurde y Grañón.
En Belorado estuvo seguramente aprovechando un mayor número de presas que las existentes en invierno en su territorio de cría, pero el lugar nos parecía más expuesto a diversos peligros (caza, tendidos, etc.) que aquel. No obstante, a principios de febrero de 2.008 las señales de ARGOS nos dicen que casi en vuelo directo de un día, desde Belorado a su zona de nidificación, pasando por San Román de Cameros, Atenea está ya de regreso en su “casa”.
Poco después de la llegada, comprobamos que ahora es el macho de la pareja quien ha cambiado y que el que ahora vemos, completamente adulto, no es el de la temporada anterior puesto que este lleva también un emisor terrestre que ya no emite, al tiempo que las anillas que seguramente llevaba, ya las ha perdido.
Esta temporada la pareja intentó nidificar en el mismo nido del año anterior, seguramente llegó a poner algún huevo o estuvo a punto de hacerlo, pero justamente por entonces una nevada casi tapó el nido por completo y poco después fue ocupado por un Buitre Leonado, fracasando la nidificación esta temporada. Para entonces la pareja apenas se dejaba ver por los cortados de cría, habiéndose desplazado algo a una zona más baja de su territorio donde la caza era más abundante.
ARGOS siguió emitiendo señales de Atenea toda la temporada, ofreciéndonos un sinfín de localizaciones que nos representaban a la perfección el territorio ocupado, las incursiones extraordinarias y las preferencias. Aún cuando las señales eran sólo de Atenea, siempre supusimos que el macho actuaba de forma semejante en cuanto a que, por el seguimiento terrestre realizado, siempre que observábamos a la hembra el macho estaba próximo, cazando y descansando juntos, e incluso cuando en invierno Atenea se fue a Belorado, el macho dejó de verse en el territorio ordinario.
Nuevamente en el otoño de 2008, recibimos señales de que Atenea se está moviendo fuera de su territorio, llega al valle del Ebro por Calahorra y luego sigue este río por la orilla izquierda hasta que se detiene en un área con centro entre Lazagurría y Viana, con incursiones por Logroño, Murillo de Río Leza y poblaciones próximas. En esta zona está desde diciembre de 2.008 a finales de enero de 2.009, volviendo de nuevo en febrero a su territorio de cría. El macho igualmente debió seguir a Atenea en esta invernada, pues tampoco ahora se vio en el área regular, mientras que cuando regresa Atenea, ya se la ve en compañía de su macho.
Estos movimientos invernales, son otra circunstancia conocida gracias a las señales de ARGOS y algo desconocido para la especie, pues se consideraba como seguro que las parejas adultas y reproductoras permanecen todo el año juntas en el territorio de nidificación, algo que no obstante si parece lo normal al menos para el resto de las parejas riojanas y seguramente para la mayoría de las de esta especie. De nuevo Atenea es la excepción que confirma la regla.
En 2.009 y ya en el territorio de cría, la pareja se la ve muy centrada en unos cortados más bajos que la zona de nidificación ordinaria, allí la pareja realiza copulas, vuelos de celo, defensa del territorio, incluso en alguna ocasión coge ramas, pero no se localiza nido alguno y acaba marzo con la seguridad de que la pareja no ha hecho puesta y que está temporada la nidificación ha fracasado; puede que llegasen a construir algún nido, de hecho observamos uno, de construcción reciente pero ocupado por un Buitre Leonado, que creemos es de la pareja, pero nos quedaremos con la duda.
ARGOS sigue enviándonos localizaciones pese a que la batería ya debería estar en las ultimas, pero bueno, mientras dure Atenea nos seguirá sorprendiendo.

domingo, 12 de abril de 2009

PASION ACCIDENTADA


El pasado 7 de abril de 2009 recogí en la Plaza de la Oca de Logroño, junto a la iglesia de Santiago, dos ejemplares adultos de Vencejo Real Apus melba; se encontraban en buen estado pero en el suelo ambos y creo que, sin riesgo a equivocarme, todo ha debido ocurrir a causa de estar ahora todos los ejemplares inmersos en la época de celo, la pasión del cortejo, las luchas por los nidos, ... y en esas escaramuzas que suelen tener lugar a la entrada de las grietas donde contruyen los nidos, los dos ejemplars se debieron agarrar y luego caer así unidos hasta el suelo desde donde tan dificil les resulta emprender el vuelo. Con tiempo suficiente, las aves tratan de llegar arrastrandose hasta una pared, trepar por ella y a una altura suficiente, saltar y emprender de nuevo el vuelo, pero todo ello tarda un tiempo con peligros evidentes (gatos, niños, accidentes, etc.). En cualquier caso, para estas dos aves no hubo problema, un fuerte lanzado en vertical al aire como ayuda y un vuelo perfecto. ¡Adios majos!

BUITRE NEGRO MARCADO OBSERVADO EN LA RIOJA


El fin de semana del 28-29 de marzo de 2009 Eduardo Ruiz Baltanás observó y fotografíó en Jalón de Cameros un ejemplar de Buitre Negro Aegypius monachus marcado con una anilla de PVC blanca con letras negras con la inscripción CNE, además de una anilla metálica de imposible lectura a distancia. Se trataba de un ejemplar joven en su 2º año de vida, con plumaje algo deteriorado, desconocindose aún el lugar y la fecha de anillamento, lo que intentaré saber a la mayor brevedad posible para comunicarlo.

ELANIOS EN LA RIOJA

ELANIO COMÚN Elanus caeruleus
Adulto en Villamediana de Iregua



















ELANIO COMÚN Elanus caeruleus
Pareja adulta en Agoncillo



















ELANIO COMÚN Elaus ceruleus
Adulto en Villamediana de Iregua




El 15 de julio de 1974 se observó en Ezcaray el primer Elanio Común Elanus caeruleus del que se tiene noticia en la Rioja, en 1995-1996 hay una observación más en el Alto Najerilla de un ejemplar de dudosa identificación (¿Aguilucho Pálido Circus cyaneus ?) y una más en 1998 en san Millán de la Cogolla, siendo hasta entonces esta especie una rareza en La Rioja. Ya entonces, una expansión por numerosas localidades del sur, centro y oeste de España, con incursiones puntuales al norte y este, hacia presagiar nuevas y más numerosas citas en La Rioja, lo que vino a confirmarse en posteriores temporadas.
En 2001 se obtienen dos nuevas observaciones de ejemplares aislados, en Manjarrés y Sajazarra y de nuevo más observaciones en 2003, también de individuos solitarios, en Cihuri, Casalarreina y Galbarruli.
2004 fué un año muy interesante en relación a esta especie en La Rioja, en cuanto a que se localiza por primera vez una pareja nidificante que consigue el éxito reproductor al llegar a volar y emanciparse dos pollos en un nido próximo a Nájera, al mismo tiempo que desde entonces y hasta 2009 se suceden observaciones de nuevos ejemplares aislados en localidades como Anguciana, Estollo, Navarrete, Sorzano, Villamediana de Iregua, Murillo de Río Leza, Recajo, Agoncillo o Calahorra.
En estos ultimos meses, desde octubre de 2008 a marzo de 2009 he venido siguiendo incluso a seis ejemplares distintos en La Rioja, así un ejemplar estuv octubre en Briones, otro ejemplar en octubre y noviembre en Entrena, dos ejemplaresue que no formaban pareja en Villamediana de Iregua de octubre a marzo y un pareja en Agoncillo también de octubre a marzo, no comprobandose la nidificación de ningún ejemplar.
Como circunstancias a tener en cuenta de la presencia de esta especie en La Rioja, decir que la mayoría de las observaciones corresponden al periodo entre enero y marzo, lo que pudiera interpretarse como una dispersión de ejemplares procedentes de otras localidades en donde se reproduce, dispersión esta que vendría favorecida por la oportunidad de aprovechar en esa época un recurso alimenticio cíclico pero importante como son los topillos Microtus sp., lo que parece reforzarse por el hecho de que la pareja que se reprodujo cerca de Nájera lo hizo en otoño durante una abundancia colosal de esos roedores, abundancia esta también comprobada en las localidades donde se le sigue en 2008 y 209.
La ausencia de ejemplares en general a partir de marzo, pudiera corresponder al descenso poblacional natural de los topillos, que son la base de su dieta, y el labrado general en febrero y marzo de los barbechos cubiertos de vegetación herbacea silvestre que son su hábitat principal de caza.
Practicamente todas las observaciones de la especie en La Rioja corresponden con un hábitat caracterizado por terrenos fundamentalmente llanos, con arbolado bajo disperso, variedad de cultivos de secano (cereal, viñedo, almendros, olivar, etc.) en fincas pequeñas y medianas, sin que nunca falten buenas extensiones de pastizal (barbechos o rastrojos) donde cazar.
Como anécdota decir que casi siempre, donde hay un Elanio este es detectado por una o varias urracas que le acosan frecuentemente, también actúan así los cernícalos comunes, mientras que el Elanio suele perseguir a busardos ratoneros y aguiluchos.
Tendremos que estar atentos porque nuevas observaciones se han de suceder en nuestra región y sobre todo nuevas reproducciones, ante las cuales deberiamos actuar con la mayor precaución para evitar molestias y de forma discreta a la hora de comunicar localizaciones precisas a personas desconocidas o poco respetuosas.

NUEVO RECORD DE PAREJAS NIDIFICANTES DE GARZA REAL EN LA GRAJERA

GARZA REAL Ardea cinerea
Adulto

Cuando ya hace casi una decena de años comenzó a nidificar la Garza Real Ardea cinerea en el embalse de La Grajera de Logroño, lo que suponía la primera reproducción conocida de la especie en La Rioja, era dificil pensar en la rápida expansión y sobre todo el gran aumento poblacional que la especie sufriría hasta hoy mismo.
Aquella primera reproducción se llevó a cabo en una colonia de apenas cinco parejas, dos años mas tarde una nueva colonia similar en número se localizaba en la balsa de El Recuenco de Calahorra, un año despues dos o tres parejas nidificantes aparecían en una balsa del Soto de San Martín de Berberana de Agoncillo y ya son tres años al menos que entre dos y cuatro parejas se reproducen en el embalse de Leiva.
Pero si esta ha sido la expansión en cuanto a la distribución riojana, el aumento poblacional ha sido aún más elocuente. Las colonias del embalse de Leiva y del soto de San Martín de Berberana permanecen estables, pero la colonia de la balsa de El Recuenco en 2.008 ya contaba con unas 60 parejas, mientras que la del embalse de La Grajera ha permitido estos días contabilizar la cifra record de 180 parejas.
El motivo del fuerte y rápido aumento de la especie en La Rioja, sin duda obedece a un aumento general registrado en toda España y Europa Occidental, fruto de una mayor protección de los humedales en los que se reproduce, por los que migra o inverna, también de sus colonias de cría, pero quizás este aumento obedezca más a posibles cambios en las costumbres tróficas de la especie; por ejemplo, ahora es bastante común observar garzas reales alimentandose de topillos u otros roedores en campos de labor alejados de humedales, algo poco frecuente hace relativamente pocos años; es ahora común observar a esta especie hurgando entre la basura de los vertederos en compañía de garcillas, cigüeñas, milanos y buitres; existen concentraciones continuas de Garza Real junto a piscifactorias de trucha, compitiendo con cormoranes grandes por la captura de esos peces si la instalación no dispone de medidas persuasivas; en los restos de egagrópilas de la garza ahora abundan más los cangrejos americanos, alburnos, perca sol y carpas, todas ellas especies exóticas introducidas y en aumento, que la presencia de peces autóctonos con poblaciones menguadas.
Pero este aumento no debe hacer pensar lo que desde algunos sectores se ha querido presentar como una plaga, como es el caso del colectivo de pescadores deportivos; desde el mismo se dice que la Garza Real supone la invasión de un nuevo depredador en nuestros ríos y que su población representa una limitación al número de truchas de los mismos. Pero esto no es en ningún modo así, el aumento poblacional de la Garza Real en La Rioja es basicamente sólo en el cauce del Ebro y sus zonas próximas, donde se alimenta principalmente de especies poco atractivas para el pescador deportivo, sobre todo indeseables introducciones exóticas. Este aumento origina el ascenso diario de algunos ejemplares por los afluentes (Oja, Iregua, Najerilla, Leza), donde sólo tienen lugar concentraciones de ejemplares en las proximidades de piscifactorias de truchas no protegidas, mientras que de no ser así sólo se observan ejemplares aislados que apenas pueden suponer daño alguno para las truchas autóctonas de esos ríos. Sin duda, la posible disminución de Trucha Común de nuestros ríos tiene que ver más con la calidad de sus aguas, las obras de encauzamiento, la destrucción de frezaderos, las enfermedades y la sobrepesca que con la actuación de depredadores como la Nutria, el Cormorán Grande y ahora la Garza Real.

sábado, 11 de abril de 2009

CADA VEZ MAS CRIALOS

CRIALO COMÚN Clamator glandarius
Adulto














CRIALO COMÚN Clamator glandarius
Joven del año















CRÍALO COMÚN Clamator glandarius
Inmaduro















CRÍALO COMÚN Clamator glandarius
Joven del año con Urraca nodriza parasitada






Hace ahora unos veinte años, cuando se observaba un Críalo Clamator glandarius en La Rioja rapidamente se anotaba y se comentaba la observación como algo raro en la región, pero año tras año las observaciones de esta especie han ido en aumento y esto, seguramente debido a la existencia actual de un número mayor de observadores, pero sobre todo a un aumento real de la población, ya que en localidades muy concretas y bien seguidas a lo largo de los años por un mismo observador, los ejemplares controlados han aumentado temporada tras temporada. Este aumento no ha sido por igual en toda La Rioja y, si en las áreas de valle de la mitad oriental es casi una especie común, sigue siendo raro en la mitad occidental, aún existiendo ahora más observaciones, permaneciendo practicamente desconocido fuera del valle. Es por ello que el Anuario Ornitológico de La Rioja, a partir de 2.008 ya no recogerá observaciones del valle oriental riojano al carecer estas del caracter novedoso que exige esta publicación. También está ligada la distribución riojana de la especie a las zonas con mayor densidad de Urraca Pica pica al ser esta la principal o casi única especie a la que parasita en La Rioja para reproducirse. Por ultimo decir que determinadas localidades del valle de la Rioja Baja, con abundancia de urracas y arbolado disperso, en especial tamarices Tamarix sp., numerosos nidos de la especie parasitada llegan a contener un pollo de Críalo.