miércoles, 24 de octubre de 2012

CAOS REPRODUCTIVO

                             Pienso sin duda que es la principal noticia ornitológica de La Rioja del presente año pese a no haber acabado aún, y sin embargo apenas oigo nada acerca de la misma salvo en mi entorno más cercano, llegan noticias sobre observaciones de rarezas, de citas poco frecuentes en razón a la especie, la cantida o la localidad, etc., pero poco o nada que desde hace ya muchos meses se hace patente de la mañana a la noche de cualquier día a poco que pateemos un poco el campo. 
Pareja de Cigüeña Blanca Ciconia ciconia en el nido
Fotografía: I. Gámez
                            Se trata de la desastrosa temporada reproductora que ya ha acabado y que tengo constancia ha afectado a la mayor parte de las especies de aves riojanas, grandes y pequeñas, de un tipo u otro, en todos los hábitat y a cualquier altitud, y no sólo la mala reproducción de nuestras aves sino aún peor, el descenso generalizado de casi todas sus poblaciones, seguramente por mortalidad más alta y muy baja reposición por ausencia de jóvenes.
                            Creo que ha afectado más a las aves del valle que a las de la sierra, más a las de la Rioja Baja que a las de la Rioja Alta, más a las aves esteparias (sobre todo) y a las de las zonas húmedas que a las forestales, .....pero en cualquier caso, creo que todas las especies han obtenido este año un éxito reproductor por debajo de la media o valores normales.
Macho adulto de Perdiz Roja Alectoris rufa
Fotografía: I. Gámez
                            En conunto, las cigüeñas blancas no han sacado adelante más de 1,2 pollos de media, se han visto menos polladas de azulones o Garza Imperial que nunca, sólo han volado tres pollos de Águila Pedicera en toda La Rioja, los nidos tanto de Aguilucho Lagunero Occidental como de Aguilucho Cenizo han fracasado en un alto porcentaje, apenas se han visto polladas de Perdiz Roja, menos aún que el año pasado que ya fué malo, y menos aún polladas de las que algún pollo haya llegado a volar, han sido rarisimas las observaciones de gangas ortegas (anecdóticas diría yo) y solo se conoce una observación de Ganga Ibérica en lo que llevamos de año, ¿habeis visto algún pollo del ya raro Mochuelo?, yo no; casi no ha salido adelante ningún pollo de Cigüeñuela, pocos de Abejaruco Común, menos de la mitad de las cogujadas o las bisbitas campestres han sacado adelante algún pollo y por cada diez fringilidos adultos observados en agosto no se observaban más de dos jovenes volantones de esas especies; aviones comunes y golondrinas no han realizado en su inmensa mayoría nada más que una nidada (la primera) y apenas se han visto jovenes abubillas, o alcaudones comunes y muy pocos de Mirlo Común, Chova Piquirroja, Triguero o Gorrión Chillón.

Macho adulto de Pardillo Común Carduelis cannabina
Fotografía I. Gámez
                             Las causas de todo ello pueden ser muchas y además combinadas, pero creo ( en realidad aseguro) que sin duda la más importante ha sido y sigue siendo la enorme sequía que padecemos y que arrastramos desde el ño pasado.
                             Durante 2.011 unas fuertes lluvias de primavera tardía dieron a traste con bastantes polladas, las que quedaron sufrieron una sequía que dura hasta estos días, muchas aves adultas han sucumbido de un año a otro sin llegar a reproducirse y en buena medida por falta de alimento. Los campos secos apenas permitían brotar vegetación natural nueva, sin esa vegetación ha habido muy poca producción de semillas de especirs silvestres, en consecuencia pocos insectos, pocos roedores, pocos conejos, ...¡poco  de todo! y muy pocas aves y menos aún pollos.
Nido y pollos de Aguilucho Cenizo Circus pygargus
Fotografía: I. Gámez
                             Ha sido penoso andar por zonas esteparizadas o cerealistas este verano, muchos humedales como manantiales y fuentes también, se han secado por completo y las aves, las que han ido quedando, se han refugiado cuando han podido en los parajes menos afectados por la sequía como los sotos, huertas, fincas de regadío, zonas forestales, etc
                             En definitiva, "annus horribilis" del que las aves riojanas y toda la naturaleza de la región,  sólo lentamente se van a poder recuperar si a partir de ahora las condiciones atmósfericas cambian, vuelven a la normalidad y nos abandona esta sequía tan sangrante.  
                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada