domingo, 21 de octubre de 2012

CANGREJO INVASOR PARA TODOS


                              Cada vez son más las especies de fauna silvestre no autóctonas que pueblan los hábitats naturales de cualquier parte del mundo, unas han sido deliberadamente introducidas allí por el hombre, otras lo son a causa de negligencias durante la cautividad y muchas también fruto de accidentes durante el transporte, mantenimiento, etc.
                               La mayor parte de los animales alóctonos introducidos no prosperan largo tiempo en libertad al no estar plenamente adaptados a los nuevos espacios naturales que habitan, bien por no disponer del alimento adecuado, no saber eludir la acción de los predadores indigenas, etc, por lo qué generalmente terminan sucumbiendo sin llegar a formar poblaciones estables y duraderas.
                               No obstante existen algunas especies, cada vez en mayor número ayudadas por la movilidad mayor de la población humana, que una vez introducidas en las nuevas regiones se adaptan plenamente a ellas, prosperan, establecen poblaciones duraderas, amplian sus nuevas áreas de distribución y llegan a competir y desplazar, o más bien disminuir, a las especies autóctonas con las que coinciden.
                                Las especies no indigenas o alóctonas que llegan a formar poblaciones estables en las nuevas localidades son en general más fuertes o adaptables (enfermedades, alimentación, hábitat, etc) que las especies indigenas  con las que compiten, convirtiendose con frecuencia las primeras en invasoras y dando lugar muy a menudo a una disminución de la biodiversidad natural del ecosistema invadido.
                                Por todo lo dicho es aconsejable evitar la entrada de especies no autóctonas en los espacios naturales, de ahí que exista incluso normativa para evitar su entrada o para erradicar los ejemplares cuando estos ya se han establecido (R.D. 1628/2011de 14 de noviembre, BOE nº 298 de 12.12.2011)..
                               Pero pese a  las consecuencias generalmente perniciosas de las especies de fauna alóctonas e invasoras, en ocasiones los ejemplares de estas especies pueden suponer puntualmente beneficios para determinadas especies indigenas, sobre todos cuando estas últimas utilizan a las invasoras como un recurso alimenticio facilmente accesible.
Cangrejo Americano Procambarus clarkii Fotografía: I.Gámez
                              El Cangrejo Américano Procambarus clarkii es un ejemplo claro de todo lo dicho en los parrafos anteriores; se introdujo desde el SE de Estados Unidos en Europa como especie de pesca y mientras que en el Norte no se ha expandido,  en el sur (España) si que ha ampliado en gran medida su área de distribución, compitiendo con el Cangrejo de Río Iberico Austropotamobius pallipes lusitanicus, al que ha hecho desaparecer de numerosas cuencas fluviales por competencia de recursos y sobre todo por la transmisión de la enfermedad de la Aphanomicosis, letal para la especie autóctona y de la cual la especie invasora se comporta como resistente y vector de la misma.
                             El Cangrejo Americano en La Rioja ha ocupado todo tipo de charcas, balsas, acequias, arroyos, rios. lagunas y embalses, principalmente del valle del Ebro; en estos lugares ha hecho desaparecer al Cangrejo de Río Ibérico, a causado  disminución de poblaciones de peces indigenas, ha cambiado las condiciones naturales de algunos humedales por su actividad mecánica y predadora y en definitiva, ha llegado a formar poblaciones localmente tan numerosas que llegan a suponer un elemento presa  fundamental del ecosistema acuático que ocupan. 
Nutria Común Lutra lutra             Fotografía: I. Gámez
                            Como consecuecia de todo ello, muchas especies de la fauna indigena se han visto afectadas negativamente pero otras, las que pueden utilizar al Cagrejo Américano como parte de su dieta, encuentran ahora en esta especie un recurso abundante, accesible y básico para sus poblaciones. La abundancia de Cangrejo Américano ha hecho que algunas especies predadoras indigenas hayan adaptado sus costumbres para alimentarse ahora fundamentalmente de esta presa por la abundancia de la misma y por la desaparición o rarefacción de las indigenas.
Adulto y juvenil de Cormorán Grande Phalacrocorax carbo
Fotografía: I. Gámez
                             Especies como el Visón Europeo Mustela lutreola y la Nutria Lutra lutra, sobre todo esta última, sin duda han sido beneficiadas por la expansión del Cangrejo Américano, siendo en el valle del Ebro la base actual de su dieta y permitiendo la recuperación de sus poblaciones. Pero no sólo estos mamiferos se han visto beneficiados por la proliferación del cangrejo invasor, numerosas aves acuáticas predadoras también han visto mejorar sus poblaciones, bien reproductoras, migrantes o invernantes, dependiendo de cada una de las especies. 
Garcilla Cangrejera Ardeola ralloides con Cangrejo Americano
Procambarus clarkii en el Soto de La Nava de Alfaro
Fotografía: Ignacio Gámez
Garceta Grande Cosmerodius albus con Cangrejo Americano
Procambarus clarkii en el Soto de La Nava de Alfaro
Fotografía: Ignacio Gámez
Focha Común Fulica atra con Cangrejo Americano Procambarus clarkii
Fotografía: I. Gámez
                               Sin duda las especies más beneficiadas han sido aquellas menos exigentes y adaptables, como el Cormorán Grande Phalacrocorax carbo, la Garza Real Ardea cinerea o la Cigüeña Blanca Ciconia ciconia, pero también otras más exigentes como el Zampullín Común Tachybaptus ruficollis, el Somormujo Lavanco Podiceps cristatus, el Martinete Común Nycticorax nycticorax, la Garcilla Cangrejera Ardeola ralloides, la Garceta Común Egretta garzetta, la Garceta Grande Egreta Alba, la Garza Imperial Ardea purpurea, la Cigüeña Negra Ciconia nigra, la Gaviota Patiamarilla Larus michaellis o el Martín Pescador Alcedo atthis, llegando ahora a formar parte de la dieta de algunas especies que habitualmente no consumen cangrejos, como el Milano Negro Milvus migrans, el Aguilucho Lagunero Occidental Circus aeruginosus, el Rascón Europeo Rallus aquaticus, la Gallineta Común Gallinula chloropus, la Focha Común Fulica atra o el  Andarríos chico Actitis hypoleucos, habiendose comprobado incluso como el Cangrejo Américano llegó a ser la dieta casi exclusiva del único  individuo divagante de Negron Especulado Melanitta fusca (especie marina del norte de Europa)  observado hasta ahora en  La Rioja y que permaneció en el embalse del Perdiguero de Calahorra entre los primeros días de marzo y los últimos de abril de 2.012. 
Negron Especulado Melanita fusca en el embalse
de El Perdiguero de Calahorra
Fotografía: I. Gámez   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada