viernes, 8 de julio de 2011

EN EL PISITO

Aunque parece estar ya casi estabilizada en casi 500 parejas reproductoras, la población riojana de Cigüeña Blanca Ciconia ciconia, después de un lento descenso que la llevó en los años ochenta a apenas 40 parejas, expedrimentó un notable aumento que viene durando hasta hoy. Si historicamente se distribuía muy repartida en infinidad de localidades rurales riojanas, tanto del valle como serranas, ahora la especie se muestra mucho más urbana, concentrada con frecuencia en densas agrupaciones y con preferencia por localizarse en localidades del valle. Ya no hay parejas nidificantes en la sierra, apenas alguna en el pie de la misma (Ezcaray e Igea), pero las grandes poblaciones del valle (Haro, Santo Domingo de la Calzada, Nájera, Logroño o Calahorra)han visto crecer la población reproductora exponencialmente, hasta el punto de que Alfaro cuenta con el record mundial de parejas nidificantes de esta especie en un mismo edificio (unas 120 parejas en la Colegiata de San Miguel). Estos cambios sin duda se deben a la diferente disponibilidad de alimento en la actualidad, y mientras en la sierra prados y cultivos cerealistas han menguado en cantidad y calidad dada la tranformación de los cultivos, los tratamientos fitosanitarios, etc. con el correspondiente descenso de recursos alimenticios (insectos, anfibios, reptiles, roedores, etc.), en el valle la proliferación del regadío y sobre todo la adaptación de las aves a alimentarse en vertederos, han permitido el aumento de la especie, concentrada ahora en los mejores puntos de alimentación. Las aves no crían ahora en parejas aisladas, cada una en su campanario, sino que en las localidades más atractivas las parejas se amontonan ahora en los edificios más atractivos y cuando estos no dan más de sí, se colonizan nuevas construcciones, o torres eléctricas, grandes grúas, cantíles rocosos, arboledas, etc.. Parece que la elección de uno u otro sustrato es algo que se asume según el lugar de nacimiento y así, las aves que se criaron en edificios tienden a reproducirse en edificios, las nacidas en apoyos eléctricos nidificaran en estos y en gruas las que nacieron allí. Logicamente toda esta expansión en áreas urbanas ha supuesto conflictos con actividades humanas (molestias, suciedad, daños, accidentes) y el aumento demográfico de la especie también produce inconvenientes a las propias aves (molestias, destrucción de nidos, electrocuciones, colisiones), siendo en ocasiones uno de ellos la escasez de lugares donde construir nuevos nidos; este es el caso de una pareja que en 2011 ha nidificado con éxito en la localidad de Alfaro en un espacio poco habitual, en el techo de una caseta ferroviaria a dos metros de altura rodeada de vías de tren y clableado diverso, ¡un arrabal en toda regla!, pero ellas, la pareja de adultos y sus dos pollitos tan contentas en su pisito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario