miércoles, 23 de septiembre de 2009

ELUCUBRANDO ACERCA DE LA "CAZA MENOR"

CIGÜEÑA NEGRA Ciconia nigra JUV
Disparada durante la "media veda", recuperada
y liberada satisfactoriamente
A principios de septiembre se recogió cerca de Tormantos (La Rioja) un ejemplar juvenil de Cigüeña Negra Ciconia nigra con incapacidad para volar, aún cuando no se apreciaban fracturas en un primer momento; se traslado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de "La Fombera (Dirección General de Medio Natural), donde tuvo lugar la recuperación para su posterior suelta el día 18 de ese mismo mes.
Uno más de los varios centeneras de animales silvestres que ingresan anualmente en el citado centro, pero llamaba la tención en el mismo la causa del ingreso, disparo por arma de fuego. En concreto la cigüeña había sido acribillada por una multitud de pequeños perdigones de plomo de los utilizados durante la caza de la codorniz.
No es el único animal silvestre protegido ingresado a causa de disparo cada año y esto cada vez que ocurre dá que pensar.
¿El "escopetero" o cazador (lo mismo dá) que disparo a la Cigüeña Negra, acaso la confundió con una codorniz, tórtola, paloma, estornino, urraca, corneja o grajilla, únicas especies cazables durante el período de "caza menor" denominado "media veda", que es cuando se produjo el hecho?
¿Ese mismo cazador, sabía en realidad a lo que disparaba o lo hizo por ignorancia o bien por el deseo de ver de cerca una especie no vista anteriormente? Esto también pasa.
O bien ¿obedece el disparo a la intención de dar muerte a cualquier animal grande que pueda suponer (aunque sólo sea "suponer") una amenaza para las especies cazables o pescables (cazador y pescador coinciden con frecuencia en la misma persona) del coto?
¿Sirve el "Exámen del Cazador", obligatorio para cualquier nuevo aficcionado al deporte cinegético, para algo?
¿Tiene el cazador medio riojano una preparación mínima para poder realizar legalmente su afición?
¿Por cada animal protegido disparado y localizado herido, cuantos más se quedan en el campo muertos y heridos sin localizar?
¿Cuantas sanciones se producen anualmente en La Rioja por disparar a especies de fauna protegida?
¿Qué sanciones se imponen a los cotos de caza y a sus representantes, como responsables subsidiarios, cuando en el territorio gestionado por los mismos se producen atentados contra la fauna silvestre?
¿Que servicios realizan los guardas jurados de los cotos que no sean el control del uso exclusivo del coto unicamente por los socios del mismo y la verificación a "grosso modo" de los cupos de especies cinegéticas o los periodos de vedas?
¿Cuantos agentes forestales de la administración autonómica están plenamente dedicados durante los periodos de caza menor y los días en que se realiza, a la vigilancia de dicha actividad sin estar supeditados a otros servicios como batidas, recechos o guardias de incendios?
¿Por qué un colectivo de 15.000 aficionados riojanos a la caza tienen derecho a matar a varios cientos de miles de animales de fauna silvestre anualmente de los que el resto de los riojanos no cazadores (unos 3000.000) tienen el mismo derecho a disfrutar?.
¿Por qué los cazadores de "menor" realizan libremente su afición, ajustandose sólo a los periodos y horarios cinegéticos fijados y no se regulan como la caza "mayor" con autorizaciones concretas a personas concretas, que fijan especies, terrenos, cupos y modalidades concretas de desarrollo de la actividad?
La verdad es que al menos para los no cazadores, los días de caza menor nos parecen la invasión del campo riojano por el "ejercito de Pancho Villa" y cuidado, no hay más accidentes en la naturaleza cada año de milagro y lo mismo en nuestras calles (más de 20.000 armas de fuego en los hogares riojanos en manos de muchas personas que al parecer no distinguen una codorniz de una cigüeña y con los más ignorantes que pueden confundir a su hermano con un hijo de ...)



Y UN TARRO CANELO MAS

TARRO CANELO Tadorna tadorna
La Grajera, 23.09.09



El 09.09.09 una componente de Grupo Ornitológico de La Rioja (ya sabeis todos quien aunque ella no quiera aparecer), observó en el embalse de La Grajera de Logroño (La Rioja), un nuevo ejemplar de Tarro Canelo Tadorna ferruginea. El 23.09.09 aún permanecía allí y parece ser una hembra que presenta una confianza media con respecto a la gente que pasea cerca, lo cual indica su posible origen de cautividad, lo cual sería por otro lado lo más normal.
Pero a la observación normal, sin tener las mejores condiciones de visibilidad posibles, he de añadir que me pareció observarle una posible anilla metálica plateada en el tibiotarso izquierdo (las aves de parques y colecciones suelen llevar anillas coloreadas y plásticas, aunque también las metálicas plateadas) y un parche en el costado derecho sin plumas, que o bien se debe a una perdida de las mismas a causa de alguna herida producida por un predador o a algún traumatismo, o por ausencia completa del ala por amputación, lo cual no he podido comprobar incluso a traves de algunas fotos realizadas, pero que aparenta ser lo más probable.
Si el ave ha llegado allí por sus propios medios, dispersada o escapada, o bien si lo ha hecho mediante la "colaboración" de alguna persona, es algo que trataremos de averiguar. Hace años, en el cercano estanque del restaurante El Pantano, hubo un ejemplar de esta especie "alicortado" y como ave ornamental ¿habrá vuelto?
En esta fotografía se aprecia el parche desplumado
del costado derecho, por herida o amputación del ala.

MAS ELANIOS



ELANIO COMÚN Elanus caeruleus AD
Apenas sin haber acabado aún el verano, nuevas observaciones de Elanio Común Elanus caeruleus en La Rioja; por un lado un ejemplar es visto por Eugenio Monteliu el 09.09.09 en la Rioja Alta, otro observado por Eduardo Ruíz Baltanás el 18.09.09 en la Rioja Media.
No se trata ya de una especie accidental en La Rioja, se ha comprobado al menos una vez su reproducción, parece ser que una minima cantidad pudiera pasar el invierno en nuestra región, que su presencia está ligada a habitats cultivados con parcelas variadas de regadío fundamentalmente y con arbolado disperso y que la mayor posibilidad de observación y presencia continuada tiene lugar en temporadas, periodos o localidades con abundancia de topillos Microtidae.
Osea que ¡a fijarse!. Recordar que en donde se observa un ejemplar, este puede permanecer allí bastante tiempo aún estando sólo, que se trata de una especie que puede nidificar en pleno otoño o incluso en invierno, que dada su escasez hay que tener mucha discrección para evitar molestias innecesarias y que por tratarse de una especie protegida hay que tratar de cumplir escrupulosamente la normativa vigente relacionada con estas especies.