domingo, 8 de noviembre de 2009

¿MIMETISMO? SEGÚN PARA QUÉ























BECADA Scolopoax rusticola
Agachada y mimetizada para pasar desapercibida

Numerosas aves utilizan el mimetismo, el camuflaje o lo que es lo mismo, el arte para pasar desapercibidas, como estrategia de defensa ante la presencia de depredadores, siendo uno de los ejemplos más claros el caso de la Becada o Chocha Perdiz Scolopax rusticola, también llamada Sorda o incluso poéticamente "Dama de Bosque".



Hasta que el ataque es inminente, la Becada
permanecerá inmovil y agachada para pasar desapercibida.
Este limícolo de costumbres basicamente forestales, presenta un gran pico en forma de sonda con su extremo móvil y repleto de terminaciones nerviosas que le ayudan a detectar las lombrices, orugas y otros animalillos similares del interior del humus, sus ojos son grandes y situados muy altos y traseros en el craneo, dotandole de un enorme campo visual próximo a los 360 º que le apercibe de los depredadores, pero siendo lo que más la define un maravilloso plumaje castaño con infinidad de marcas, tonos, rayas, motas, etc negras, blanquecinas, grises, etc que hacen de este plumaje uno de los que más se confunden con el entorno en donde la especie habita.
La Becada utiliza su plumaje críptico para escapar a la observación de sus depredadores, pero a esto suma su actitud de permanecer agachada e inmóvil hasta que desaparece el peligro y no levantandose del suelo hasta casi ser pisada, realizando entonces un vuelo silencioso entre los troncos de los árboles difícil de seguir.

La Becada que se siente atacada elevara su cola
sobre la espalda y tratará de desviar la atención
del predador a los extremos blancos de las rectrices.
Pero ¿y cuando el ave se sabe ya localizada pese a sus costumbres discretas y su invisible plumaje y la captura es practicamente inevitable?, pues entonces la Becada aún conserv a un último "as en la manga", y este es que en esas circuntancias despliega una cola, hasta entonces casi invisible, la hiergue sobre su espalda haciendo que destaquen una conspicuas manchas blancas de los extremos y, de este modo, tratar de que el predador ataque lo más llamativo, de ese modo la Becada en muchos casos salvará su vida al quedarse sin cola pero escapando viva.
El penacho blanco de la cola de la Becada se transforma
en diana salvadora ante la presencia del predador que ataca
a su espalda

No hay comentarios:

Publicar un comentario