miércoles, 11 de marzo de 2009

VAN LLEGANDO

ALIMOCHE COMÚN Neophron percnopterus Adulto















ABEJARUCO COMÚN Merops apiaster Macho Adulto















CERNÍCALO PATIRROJO Falco vespertinus Macho Subadulto



Trás varios meses de duras condiciones climatólogicas, con apenas tregua entre fríos, nieblas, lluvias, nieves y fuertes vientos, los excasos días transcurridos con buen tiempo, preludio de una ya cercana primavera, han venido anunciados por la avanzadilla de aves migratorias y estivales que nos dejaron ya allá por agosto, septiembre u octubre. Parece que esta arribada está siendo algo tímida en La Rioja, como si se tratase de un goteo más que de un flujo continuo, seguramente a causa de la meteorología, pero sin embargo se vá cumpliendo el calendario previsto casi en un orden perfecto.
Iniciado el año notamos un aumento del número de Cigüeña Blanca Ciconia ciconia, segregando aves sedentarias de las tradicionales estivales; iniciado febrero ya se observó alguna Abubilla Upupa epops, primero aislada y pronto en parejas; llegadas más contundentes tuvieron lugar a finales de este mes, con primeras observaciones de Culebrera Europea Circaetus gallicus, Milano Negro Milvus milvus o Alimoche Común Neophron percnopterus; a punto de iniciarse marzo los primeros individuos de Cernícalo Primilla Falco naumanni ya se situaron en sus colonias tradicionales, todos ellos adultos de más de dos años de edad; por último, estos días, en la primera semana de marzo, la Golondrina Común Hirundo rustica aparece aquí y allá y se convierte en la verdadera mensajera de toda esta corriente de aves de regreso a la vieja Europa.
Aún quedan típicos invernantes, mezclados cada vez más con migrantes de corto y medio recorrido; apenas será aún posible detectar a los pueños migrantes subsaharianos, pero pronto llegaran los más precoces, como el Autillo Otus scops, la Collalba Gris Oenanthe oenanthe o el Ruiseñor Común Luscinia megarhynchos, terminando seguramente este periplo como termina siempre otros años, con la llegada a finales de abril del Vencejo Común Apus apus y ya casi en mayo al llegar la Tórtola Común Streptopelia decaocto o el Alcaudón Dorsirrojo Lanius collurio.
No por previsible sin embargo, deja de maravillarnos este puntual regreso año tras año, sobre todo si además esperamos observaciones menos habituales, como si veremos o no esta primavera más o menos ejemplares de Cigúeña Negra Ciconia nigra o Águila Pescadora Pandión haliaetus, si volverá a repetirse la observación primaveral de Chorlito Carambolo Charadrius morinellus o si la espectacular llegada de Cernícalo Patirrojo Falco vespertinus del año pasado volverá a tener lugar.
Sín duda las épocas de migración son apasionantes y si la postnupcial u otoñal destaca por su amplitud, el número de ejemplares que en ella intervienen y la no escasa posibilidad de ver especies muy escasas o raras, en la prenupcial o primaveral predomina la puntualidad, el corto desarrollo y quizás, sobre todo, la visión de la misma como una recepción deseada de amigos largo tiempo alejados de nosotros.
¡Os esperas con los brazos, perdón, con los ojos abiertos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario