domingo, 22 de marzo de 2009

COMETAS

AGUILUCHO LAGUNERO OCCIDENTAL
Circus aeruginosus M Ad
















AGUILUCHO LAGUNERO OCCIDENTAL
Pareja "dandose garras" en el cortejo















AGUILUCHO LAGUNERO OCCIDENTAL
Circus aeruginosus H Ad



Controlo a menudo una localidad de la Rioja Baja en donde seguramente se asienta la mejor población riojana de Aguilucho Lagunero Occidental Circus aeruginosus (una decena de parejas nidificantes y hasta cincuenta ejemplares en dormidero invernal), siendo estos días todo un espectaculo ver las repetidas acrobacias de cada uno de los individuos, que me recuerdan enormemente el vuelo de las cometas. Las aves estan en plena temporada de "amores" y la excitación propia de ese estado se manifiesta en los juegos en vuelo; destacan las llegadas de los machos a la colonia con descensos en barrena, los ascensos de las hembras para interceptar a los machos, los contactos de garras en el aire de ambos sexos, los profundos picados, los vuelos rasos y lentos sobre el carrizo con las patas estiradas, etc., todo esto amenizado por un continuo reclamar de aves posadas y en vuelo, así como por los aportes de material, cópulas, etc. Desde luego es un espectáculo digno de ser presenciado, sobre todo en localidades con un buen número de parejas cercanas entre sí, lo que permite conocer interaciones de individuos, parejas, etc. En La Rioja esta especie nunca había sido abundante ni numerosa, más bien escasa e incluso rara, llegandose al inicio de la década de los noventa del pasado siglo a una exígua población de tan sólo una o dos parejas (aunque segmente alguna más pasaría desapercibida a los censadores), pero a partir de entonces, siguiendo una tendencia general en toda España (sobre todo oeste, centro, sur y valle del Ebro) y también otras regiones de Europa Occidental, la especie ha aumentado considerablemente, hasta unas quince parejas a finales del s.XX y a unas ochenta en la actualidad. Las causas de este aumento no se conocen exactamente, pero algo tiene que ver con seguridad con una mayor protección de humedales, sobre todo aquellos situados en sus zonas de invernada, la casi nula persecución por la caza y sobre todo, seguramente, por su adaptación a la captura de especies alternativas anteriormente minoritarias como la liebre (Madrid), ratas y conejos (valle del Ebro) en aquellas áreas en donde estas presas han tenido una fuerte expansión. No es raro por tanto que la distriución de la especie en La Rioja no sea homogénea, tanto como reproductora como invernante, y así, todas las aves se situan en el valle del Ebro y aquí, fundamentalmente (más del 90 %) en su mitad oriental, especiamente el extremo más al este (entre Pradejón y Alfaro), coincidiendo esta zona con la de la población más densa de conejo, actualmente en La Rioja su presa básica en términos de biomasa, lo que convierte al Aguilucho Lagunero Occidental a un importante aliado de los agricultores de estas áreas, ahora tan preocupados por los fuertes daños producidos por la recuperación aquí del conejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario